La casa productora de MGM, que estaba encargada de la secuela de la cinta de Tomb Raider con Alicia Vikander como Lara Croft, finalmente perdió los derechos de la franquicia, por lo que el proyecto pasará a otras manos.

Esto significa que la actriz no regresará para la próxima entrega cinematográfica de la personaje, que aún no tiene un nuevo estudio para producirla.

Sin embargo, se sabe que una subasta por los derechos ya comenzó, para conocer a una nueva Lara Croft, que no será interpretada por Alicia Vikander. Por lo mismo, no se tiene una opción inmediata para el papel de la arqueóloga.

Del mismo modo, Tomb Rider también tendrá una serie animada al servicio de streaming de Netflix, aunque aún no tiene fecha de estreno en esta vía de entretenimiento en casa.

La secuela de la película había apuntado a Ben Whitley como el nuevo director de la cinta de MGM, quien sustituyó a Roar Uthaug y que tenía a con Amy Jump en el desarrollo del guión para la nueva aventura de Lara Croft.

Avance del nuevo videojuego de Tomb Raider

El estudio de Crystal Dynamics anunció en abril de este año que comenzó trabajos para un nuevo videojuego de Tomb Raider, usando el nuevo motor gráfico de Unreal Engine 5; sin embargo, hasta ahora se revelaron los primeros detalles.

El insider, Colin Moriarty, filtró lo que podrían ser partes de los guiones entregados a los actores del videojuego de manera anónima y que revela la temática e historia que tendría el juego.

Project Jawbreaker es un juego de acción-aventura ambientado en el mundo actual (moderno), azotado por un cataclismo. El tono se basa en elementos de fantasía“, se lee en el ‘script’ revelado.

Según lo descrito, “Lara Croft estaría en su mejor momento” y ahora habría “dejado atrás su niñez y aceptó su nueva aventura de vida y propósito”. En otros detalles comentados por el insider, se presume que otros personajes la acompañarían en su camino.

Síguenos en redes sociales para más información de cine y videojuegos.

Compartir
Recomendaciones