SNK, desarrolladora de The King of Fighters, fue comprada casi en su totalidad por Mohammed bin Salman Foundation, empresa del príncipe heredero de Arabia Saudita.

En un documento del pasado 15 de febrero que recientemente salió a la luz, se hace constancia de la adquisición del 96% de acciones de SNK por parte de Electronic Games Development Company (EGDC). La empresa subsidiaria de Mohammed bin Salman Foundation ya había adquirido un importante porcentaje del estudio en 2020.

Aunque no hubo un comunicado oficial de SNK, el documento publicado de forma discreta en la web oficial de la compañía japonesa detalla la transacción. El acta esta disponible en el siguiente enlace.

Este movimiento es parte de las inversiones de la fundación, quienes han afirmado buscar “mejorar las capacidades de SNK y sus variadas propiedades intelectuales innovadoras en el sector de los videojuegos”.

¿Quién es el nuevo dueño de SNK?

Mohammad bin Salmán bin Abdulaziz Al Saud, hijo del rey Salmán bin Abdulaziz, es considerado “el poder detrás del monarca” pues actualmente se desempeña como viceprimer ministro del país. Además, ocupa los cargos de presidente del Consejo de Asuntos Económicos, presidente del Consejo de Asuntos Políticos y Ministro de defensa.

La compra de SNK no es el primer ejemplo de interés del gobierno árabe en esta industria. En diciembre de 2020, el ‘Fondo de Inversión Pública’ (PIF) de Arabia Saudita, invirtió 3,300 millones de dólares en acciones de Activision Blizzard, Electronic Arts y Take Two. Más recientemente, a inicios de febrero de este año, el mismo grupo invirtió aproximadamente 1,000 millones de dólares en activos de Capcom.

¿Qué harías si tuvieras todo el dinero del mundo? ¿También te comprarías compañías de videojuegos? Cuéntanos y únete a nuestras redes sociales para no perder de vista las noticias más relevantes de los videojuegos.

Compartir
Recomendaciones