Trabajadores de Activision Blizzard, específicamente del departamento de control de calidad de Raven Software, anunciaron la creación de ABK Workers Alliance, un sindicato que pretende dar cobijo a desarrolladores de videojuegos.

Todo inició en diciembre de 2021, cuando algunos empleados fueron despedidos, lo cual dio paso a una huelga que se financió gracias a una campaña en la plataforma GoFundMe.

El sindicato comenzó a formarse oficialmente el 21 de enero con el apoyo de la organización Communication Workers of America; no obstante, Activision no ha reconocido oficialmente su creación.

Según cita el tweet de ABK Workers: ‘A la espera del reconocimiento de nuestro sindicato, la huelga de Raven QA ha terminado. Los fondos de huelga no utilizados se almacenan para futuros esfuerzos de organización/huelga’.

El equipo de Raven Software colabora directamente con el desarrollo de Call of Duty Vanguard y Warzone, aunque no se sabe con certeza si el retraso de su próxima actualización es consecuencia de la huelga.

Huelga Activision
Imagen: IGN.

El inicio de la temporada 2 se recorrió por razones desconocidas, así que los jugadores podrán acceder a ella hasta el próximo 14 de febrero y no a inicios de mes.

¿Cómo afectará al sindicato la compra de Activision Blizzard por parte de Xbox?

Por el momento, Activision Blizzard no ha reconocido la creación de la ABK Workers Alliance, así que solo resta esperar un comunicado para conocer su postura respecto al tema.

La compra se concretará hasta 2023 debido a cuestiones burocráticas, por lo cual no sería raro que Xbox también muestre su posición en los próximos meses.

La saga de Call of Duty se mantendrá operando como lo ha hecho hasta ahora y no se volverá exclusiva de Microsoft, así que los jugadores de PlayStation no deben preocuparse.

Síguenos en nuestras redes sociales para más noticias sobre esports y videojuegos.

Compartir
Recomendaciones