La escasez de semiconductores y los problemas de suministro, ocasionarían una baja en las ventas del Nintendo Switch para este año. Pese a la demanda de consolas, la compañía japonesa prevé una disminución del 10% con respecto al 2021, según datos del periódico Nikkei Asia.

La cifra incluso es menor en un 30 % en comparación al año fiscal del 2020, cuando vendieron más de 28.8 millones de unidades. En 2021 los registros bajaron a 23 millones, y para este año, Nintendo espera acercarse, cuando menos, a las 20 millones de consolas.

Con el modelo OLED, estrenado en octubre pasado, la compañía pronosticaba un récord en ventas de 30 millones de unidades para 2022. Sin embargo, la escasez mundial de chips dificultó la adquisición de microcontroladores y otros productos, lo que obligó a recortar sus objetivos.

Aunado a esto, el brote de coronavirus en China, donde se produce el Nintendo Switch, interrumpió la cadena principal de suministro por el cierre de mercados en Shanghái.

Menos consolas, más juegos

La consola híbrida de la gran N ha estado vigente desde hace seis años, pero de acuerdo con el presidente de la compañía, Shuntaro Furukawa, “todavía está en la mitad de su ciclo de vida”.

Una de las estrategias de Nintendo para compensar este próximo déficit en consolas será impulsar la venta de juegos y software. Recién acaba de estrenar Nintendo Switch Sports, que ha tenido una buena recepción, y en marzo salieron nuevas pistas en Mario Kart 8 Deluxe.

Asimismo planea lanzar un título más de la saga Fire Emblem, Mario Strikers Battle League, Xenoblade Chronicles 3, Splatoon 3, entre otros juegos anunciados en el Nintendo Direct. También habrá un nuevo título de Pokémon: Scarlet & Violet para finales de año.

Pese a los problemas actuales que afronta el Nintendo Switch en su producción, la consola alcanzó las 100 millones de unidades totales vendidas durante el cierre del 2021.

Síguenos en redes sociales para más noticias de videojuegos.

Compartir
Recomendaciones