A casi 50 años de su fundación

En un camino vacilante, con altas y bajas, Atari trazó un camino por el cual, posteriormente, han andado diversas compañías enfocadas a los videojuegos.

La empresa fundada el 27 de junio de 1972 se convirtió en una precursora de la industria y marco a toda una generación con títulos inolvidables y alguno que otro infumable.

El origen de las arcadias

Todo empezó en 1969, cuando Nolan Bushnell, un estudiante de ingeniería electrónica, que trabajaba en Ampex, una compañía ubicada en Redwood City, California, había desarrollado una gran afición por los videojuegos; su favorito era Spacewar.

Su fascinación lo impulsaba a colarse a hurtadillas por las noches al interior del laboratorio de computación para pasar horas enteras en el videojuego.

Space War Atari

Por aquella época, Bushnell complementaba sus necesidades económicas en Lagoon Amusement Park, un parque de atracciones; ahí le surgió la idea de crear una máquina de videojuegos accionada mediante monedas, al estilo de las pinball existentes.

En ese momento, Nolan tenía en la imaginaria lo que se volvió una vía de diversión de la cultura pop estadounidense (y mundial) de la década de los 80 y parte de los 90: las arcadias, enormes estancias con numerosas maquinitas para jugar videojuegos activadas con monedas o fichas.

Así que Bushnell y Ted Dabney, un compañero de Ampex, desarrollaron Computer Space para la primera máquina de videojuegos activada con monedas para la compañía Nutting Associates, en 1971.

Computer Space

El título no prosperó, pues era complicado y eso lo reconoció Bushnell: ‘Tenías que leer las instrucciones antes de jugar, y la gente no tiene ganas de leer’.

Pero le dejó una lección: ‘Si quería ser exitoso—aceptó—, tenía que inventar un juego que la gente ya supiera jugar; algo tan simple que cualquier borracho en cualquier bar pudiese entender’.

Te recomendamos: LIL POISON: EL PRO PLAYER MÁS JOVEN SEGÚN EL LIBRO DE RÉCORDS GUINESS

Aún así, los dos socios, por medio de Nutting Associates, vendieron mil 500 unidades, lo que les permitió, con el dinero ganado, mantener en pie a Syzygy Co, su negocio de máquinas recreativas.

El nacimiento de Atari

No obstante, como el nombre Syzygy ya era utilizado, la dupla lo cambió a Atari, derivado de Ataru, que en japonés significa dar en el blanco, apelativo procedente del Go, un milenario juego de mesa chino que le fascinaba a Bushnell.

Así que la empresa, con el apelativo de Atari, tuvo su origen el 27 de junio de 1972. Para aquella fecha, Bushnell ya conocía los alcances que había tenido la Magnavox Odyssey, la primera consola de videojuegos de la historia, con algunos juegos sin sonido, entre los que destacaba Tennis, un título en el que podían competir dos jugadores. De esa consola, se sabe, se vendieron unas 330 mil unidades por aquella época.

Atari Primer Logo

Ese juego no era el primero de su tipo; antes Bushnell había probado algunos similares en la Universidad de UTAH. Inspirado por esas creaciones, Nolan le encargó a Allan Alcorn, otro compañero de Ampex, desarrollar uno similar, pero mejorado: el resultado fue Pong.

Aunque de entrada, parecía una copia, lo que diferenció a este videojuego de sus antecesores era que la p elota se desplazaba más rápido conforme avanzaba el punto en disputa y dependiendo los rebotes que realizara en lo que funcionaba como raqueta, además, lo más importante: ¡Pong tenía sonido!

El crecimiento de Atari

Este título reemplazó al de Computer Space en las máquinas tragamonedas y el éxito que alcanzó se manifestó en una curiosa anécdota…

Una unidad con Pong fue instalada en el Andy Capp’s Tavern, en Sunnyvale, California. Resulta que unos días después, el dueño del establecimiento estaba furioso y se quejaba de que el aparato ya no funcionaba. La razón: la máquina estaba repleta de monedas que ya no permitía ingresar más.

Como la Atari de Nolan Bushnell se encargaba de distribuir sus propios juegos, el dinero que le quedaba para reinvertir era poco.

Así que pidió un crédito de 50 mil dólares con los que rentó un inmueble deportivo desocupado, en donde capacitó a un grupo de desempleados para el armado de las máquinas de videojuegos.

Para finales de 1972, Atari había vendido alrededor de ocho mil 500 máquinas, lo que le permitió crecer.

Te recomendamos: JOHN KIRBY: EL ABOGADO QUE SALVÓ A NINTENDO

Poco a poco distintos establecimientos de los Estados Unidos contaban con un Pong, aunque no propiamente de Atari, pues como el título no era patente suya, otras compañías desarrollaron clones a un precio más bajo.

De hecho, la patente del juego de tenis era de Magnavox Odyssey, con la que llegó a un acuerdo económico para seguir explotando Pong; luego desarrolló otros títulos como Steeplechase, Stellar Track y Submarine Commander.

Los videojuegos llegan a casa

El siguiente paso de Atari fue llevar a este juego a las casas mediante la creación de una consola: la Sears Tele-Games. Así la llamaron por el convenio que la compañía de videojuegos signó con la poderosa cadena de tiendas.

Sears Tele-Games Atari

Esta fructífera alianza permitió a Nolan Bushnell seguir adaptando a la versión hogareña, los títulos que fueron un éxito en las máquinas tragamonedas.

No obstante, a Nolan se le ocurrió que debía crear una consola en la que pudiera jugar distintos títulos mediante cartuchos intercambiables; aunque no tenía el capital para semejante empresa, así que en 1976 vendió Atari a Warner Communications.

Así que al año siguiente, la nueva Atari VCS (Video Computer System), mejor conocida como Atari 2600, salió a la venta; sin embargo su boom se dio hasta 1980 gracias, en gran medida, a que obtuvo la licencia Space Invaders, de Taito.

Posteriormente, desarrolló otros títulos como Space Invaders, que se convirtió en una sensación, y algunos juegos deportivos como Pelé’s Soccer; incluso, el astro del futbol se convirtió en embajador de la marca, a la que promovía con el slogan: ‘Dejaré el soccer para jugar Atari’.

El inicio de la debacle

También Atari tuvo algunos traspiés, como por ejemplo su propia versión de Pac-Man y E.T. El extraterrestre, la versión jugable del éxito cinematográfico, considerado el peor videojuego de la historia, cuyas copias no vendidas fueron enterradas en el desierto de Nevada.

Atari-ET

Hay que aclarar que en estos éxitos (la mayoría) de la Atari 2600 ya fueron sin Nolan al frente. El fundador de Atari fue echado en 1978 de la compañía que él había fundado años atrás.

La razón: para la Warner no era muy profesional el ambiente en el que trabajaban, pues se dice, que los empleados laboraban hasta en estados de ebriedad.

Con el tiempo, Atari vino a menos porque sus siguientes versiones no estuvieron a la altura de las consolas de la competencia, incluso estuvo en banca rota; ahora intenta resurgir con la nueva versión de la Atari VCS).

Pero es innegable que la compañía se convirtió en un hito al ser la precursora de las arcadias, de los videojuegos en casa, de los esports (con sus títulos deportivos) y de toda la industria de los videojuegos.

Compartir
Recomendaciones