Bobby Kotick, director ejecutivo de Activision Blizzard, fue demandado por funcionarios de la ciudad de Nueva York, por la venta de la compañía a Microsoft. El CEO es acusado de apresurar el acuerdo para evadir responsabilidades sociales y financieras, además de obtener bonificaciones significativas.

La demanda fue presentada el pasado 26 de abril por el Sistema de Jubilación de Empleados de la Ciudad de Nueva York y los fondos de pensiones para los maestros, la policía y los bomberos de la ciudad, según publicó Axios.

El grupo acusador considera que Kotick no estaba en condiciones de negociar la venta luego de un informe del Wall Street Journal que lo evidenció de ocultar información sobre los casos internos de acoso sexual y discriminación en la empresa, casi de forma oportuna, antes de cerrar el acuerdo con Microsoft a finales de 2021.

Desde entonces Nueva York buscó acceso a los libros de Activision como base para demandar a Kotick y a miembros de la junta directiva. Consideran que su “silencio” en estos casos habría ocasionado una depreciación a propósito en el valor de la compañía.

Los documentos afirman que las primeras conversaciones entre él y el jefe de Xbox, Phil Spencer, ocurrieron el pasado 19 de noviembre. Tres días antes se había publicado el informe de Wall Street Journal que provocó que sus acciones cayeran un 11%.

El acuerdo le otorgó beneficios sustanciales

La fusión con Microsoft le permitió a Bobby “escapar de la responsabilidad por sus flagrantes incumplimientos del deber fiduciario”, dice la demanda. Además, seguiría fungiendo como ejecutivo con la oportunidad de obtener beneficios sustanciales no imponibles.

Esto habría motivado a Kotick a establecer un techo de oferta de forma rápida para ejecutar un acuerdo de 95 dólares por acción. Al final, la transacción se acordó en 68 mil millones de dólares, pactada en enero del 2022.

La noticia de la demanda surge una semana después de que la junta extraordinaria entre accionistas de Activision Blizzard aprobara “en más de un 98%” la propuesta de adquisición presentada por Microsoft.

La compra tiene como plazo hasta el 30 de junio del 2023, en el cierre del año fiscal de Microsoft. También está pendiente de las investigaciones del programa ‘antitrust review’ en la unión americana.

Síguenos en redes sociales para más noticias de videojuegos.

Compartir
Recomendaciones