Los cambios tendrán que esperar

Luego de que 34 miembros de Raven Software comenzaran su intención de abrir el Game Workers Alliance, un sindicato dedicado y enfocado a los trabajadores de la industria de los videojuegos, Activision Blizzard hizo su primer movimiento al respecto y les negó el reconocimiento voluntario.

Según los representantes de la Game Workers Alliance, preguntaron directamente a los directivos del corporativo por el reconocimiento de su sindicato. Sin embargo, el mismo 25 de enero de 2022 la empresa envió su postura a Game Informer.

“En Activision Blizzard respetamos profundamente los derechos de nuestros empleados para tomar sus propias decisiones, ya sea unirse o no a un sindicato. Hemos revisado y considerado su petición para llegar a un acuerdo mutuo con la Communications Workers of America (CWA). Desafortunadamente, no se llegó a ninguno.

“Esperamos que el sindicato avance y acepte la petición de la National Labor Relations Board (NLRB) para elegir un líder y firmar un acuerdo. Si se da así, la compañía responderá a la petición en tiempo y forma. Lo más importante para nosotros es que cualquier empleado tenga la posibilidad de elegirse, así como de votar”, señaló la compañía en un comunicado.

A pesar de que en el comunicado se entiende la posible colaboración de Activision Blizzard para reconocer el sindicato, la compañía está pidiendo que los trabajadores de Raven acepten también las consideraciones del corporativo para así reconocerlos de manera pública.

Los miembros de la Game Workers Alliance no han dado una respuesta formal a este comunicado. No obstante, fueron abiertos con el rechazo que encontraron en esta primera instancia.

Activision Blizzard confirmó su adhesión a Microsoft en una compra que involucró casi $70,000,000 USD, la cifra más alta en este rubro. Pero la compra se hará efectiva hasta pasando el primer trimestre de 2023, por lo que los cambios y los procesos laborales continúan a cargo y bajo la visoria de la administración actual.

Compartir
Recomendaciones